Publicado en: EL Periódico De Caguas

info@deudasyquiebra.com

Jueves 09 de Julio de 2015 
Escrito por Lcdo. Carlos Alberto Ruiz

backHace alrededor de un año un grupo de inversionistas extranjeros de las Islas Caimán compró gran parte de la cartera de préstamos hipotecarios morosos de uno de los bancos locales cerrados por el FDIC.

Dicho grupo ha optado por tramitar las ejecuciones de muchas de sus hipotecas en el Tribunal Federal porque entienden que es un foro más rápido y menos complicado para lograr obtener una sentencia a su favor. Solo así -salvo estipulación de las partes- podrá recuperar la posesión del inmueble, una sentencia que te condena al pago de la deuda y el derecho para venderla al mejor postor en una venta judicial.

Debo reconocer que la estrategia, en términos pragmáticos, le otorga cierta ventaja al demandante en el pleito, pues de entrada el término para contestar la demanda una vez recibes el emplazamiento es de apenas 21 días calendario, cuando en el Tribunal de Primera Instancia de Puerto Rico tienes hasta 30 días.

Además, el monto de los aranceles para contestar la demanda ante el foro local es de $75 mientras que en el federal es de alrededor de $400. Evidentemente, otra gran diferencia es el idioma del foro.

El propósito fundamental de la presente columna es tranquilizarte. El hecho de que se presente una acción de ejecución de tu hipoteca ante el Tribunal de Distrito Federal para Puerto Rico no es el fin del mundo. Tus derechos constitucionales, tanto sustantivos como procesales estarán igual de protegidos.

Ahora bien: tu inacción ante el recibo del emplazamiento junto con la demanda provocará el que pierdas tu hogar mucho más rápido de lo que piensas. Aclarado esto, procedamos a enumerar, y luego, en el mismo orden a describir las etapas más importantes del pleito: Contestación a la demanda, solicitud de mediación compulsoria, solicitud de juicio por jurado, sentencia y venta judicial. Veamos.

La contestación a la demanda es probablemente el documento más importante de todos, luego de la demanda.  La misma debe redactarse de manera prudente, levantando defensas afirmativas, admitiendo o negando hechos de la mejor buena fe y evitando la temeridad. Si deseas que tu caso lo adjudique un jurado, así debes hacerlo constar desde el principio.

Si tienes alguna causa de acción válida y vigente (que no esté prescrita) en contra del demandante o de su antecesor, este es el momento de plantearla mediante una reconvención (en Caguas Norte le decimos “contrademanda”).

En cuanto a la solicitud de mediación, se alega afirmativamente que es un derecho sustantivo del derecho positivo puertorriqueño pues nace de una ley especial aprobada para tales efectos.

Toda vez que casi la totalidad de los casos de ejecución de hipoteca invocan la diversidad de ciudadanía absoluta entre demandantes y demandados según lo permite 28 USC sec. 1332, el derecho sustantivo que aplica es el puertorriqueño.

Este último promueve el que los dueños de sus casas puedan retenerlas mediante la modificación de los términos de las hipotecas, siempre y cuando sea esto viable para ambas partes. Por último está la venta judicial. Una vez se otorgue la escritura de venta, será demasiado tarde para detener el proceso en tu contra, aún radicando una petición de quiebras.

Conclusión: No tires la toalla sin antes asesorarte sobre tus derechos y deberes en lo que respecta a tu hogar o tu negocio. La ley exige el cumplimento de requisitos por parte de tus acreedores y está en tus manos el hacerlos valer.

El autor es abogado y notario con oficinas en Caguas.  Sus reacciones son bienvenidas al 787.286.9775 ó a través del correo electrónico info@deudasyquiebra.com,caruiz@reclamatusderechos.com.

2016-04-01_2-51-38

 

Be Sociable, Share!