Publicado: Bufete Carlos Alberto Ruiz

 

 

 

IMG_6884editblackCifrar tus esperanzas en la suerte es un mal negocio. Me refiero a los comerciantes y profesionales quienes llevan años posponiendo reorganizar sus finanzas porque empujan la esperanza de que las cosas con el tiempo mejorarán. Esas esperanzas/sueños tienen nombre: una pegaita con los caballas, con la lotería, con la lotto…A veces sueñan con pegarse con el Powerball, optando por ignorar lo que todos sabemos: el que juega por necesidad, pierde por obligación.

¿Es tu quiebra inevitable? De ser cierto: ¿qué pasará luego de la quiebra? Puedo asegurarte que, si tus deudas para con Hacienda, IRS o el CRIM sobrepasan tu capacidad de poder saldarlas en un plazo no mayor de un año, es altamente probable que necesitarás reorganizar tus finanzas bajo el amparo del código de quiebras. La razón es simple: ninguna de dichas tres agencias está dispuesta a esperar mucho por ti. Además, con toda probabilidad, esas no son tus únicas deudas. Seguramente tienes familia, hijos en colegios, una hipoteca, pago de auto, entre otros gastos y deudas los cuales evitan el que la solución a tus problemas de deudas contributivas sean tan simples como esperar a que la suerte se te pegue…

El derecho de quiebras es el más fascinante que he estudiado y ejercitado. Las razones sobran: integra constantemente muchas otras áreas del derecho, tales como el de familia, el hipotecario, el notarial, los contratos, entre otros. Pero lo más que me atrae del derecho de quiebras son dos virtudes: la inmediatez de las acciones con sus resultados y la religiosidad de las prioridades. En arroz y habichuelas esto significa que la quiebra puede ayudarte a resolver tus problemas económicos de manera inmediata y contundente paralizando toda gestión de cobro en tu contra, a la vez que te permite darle prioridad a las cosas que legal y racionalmente las tienen. Ejemplo: tienes una sentencia en tu contra por una deuda con un banco por el balance impagado de un préstamo personal de $15,000. El abogado del banco ya hizo las gestiones para embargar tus cuentas, tu sueldo y hasta tu vehículo de motor. Ofreces un plan de pago y te lo niegan porque anteriormente te lo habían concedido y no cumpliste…

Ante dicho cuadro: ¿qué hacer? Asesorarte. En estas circunstancias sería descabellado descartar la quiebra, especialmente si lo haces porque tienes miedo a que se afecte tu crédito. ¿En serio? ¿De veras piensas que no está severamente afectado hace buen tiempo? No me creas. Entra a creditkarma.com y lo podrás corroborar. Y si piensas que este cuadro es complicado, imagínate que, en vez de deberle una cantidad sustancial al banco, se la debes al IRS o al Departamento de Hacienda. Para cualquiera de ellos el poder embargar tus cuentas, propiedades y sueldos les resulta sumamente fácil, pues están facultados por ley para hacerlo sin la necesidad de la intervención de ningún juez. Además: la quiebra no es el problema en tu vida; tu insolvencia sí lo es.

Conclusión: la quiebra es un proceso legal sumamente serio el cual necesita planificación. Si enfrentas problemas económicos crónicos y no tienes los recursos para resolverlos dentro de un período razonable de tiempo (los acreedores suelen ser impacientes), considera evaluar tus finanzas por un Agente de Alivio de Deudas, como el suscribiente, para que te ayude a evaluar y decidir cuál es el mejor camino a seguir para el beneficio tuyo.

El autor es abogado y agente de alivio de deudas. Puede contactarle por medio del inbox de este site o escribiéndole a carlosalbertoruizquiebras@gmail.com o llamando al 787.286.9775

 

Be Sociable, Share!